OMAR, SOBRESALIENTE

México atraviesa por su peor crisis internacional contemporánea con Estados Unidos. Las voces de la ciudadanía en más de una ocasión han manifestado que la apertura económica con naciones distintas brindaría la oportunidad de crecimiento económico, y es por eso que hoy el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses anunció que logró una inversión por 4 mil 400 millones de pesos, la cual conllevará la creación de 5 mil 500 empleos.

Se trata de la instalación de la armadora de coches Giant Motors en Ciudad Sahagún, que es una empresa china; Chori, empresa de origen japonés, e INBURSA de México. El objetivo de esta empresa es distribuir y proveer de vehículos a Centro y Sudamérica.

Es inevitable que inmediatamente venga a la mente la administración anterior, encabezada por José Francisco Olvera Ruiz, que pasó seis años tratando de colocar cualquier proyecto similar para hacerlo pasar por magna obra sexenal.

Los hidalguenses pasaron seis años acostumbrándose al sabor de la decepción constante viendo pasear al exgobernador en compañía del exsecretario de Finanzas, Aunard de la Rocha Waite, a los partidos del Súper Tazón de la NFL a Estados Unidos (como todos sabemos, un viaje bastante costoso), a diferencia de un gobierno que consolida la inversión extranjera en la entidad.

La ensambladora será ubicada en Ciudad Sahagún, municipio de Tepeapulco, en aras del desarrollo regional. De haber sido Olvera Ruiz el gestor, con toda seguridad habría elegido Tula, para que Fernando Moctezuma pudiera lograr su anhelada candidatura a senador, a pesar de que los proyectos de infraestructura de la región que representa fueron un evidente fracaso, dejando a su paso “dudas” en el tema financiero.

La camarilla de Olvera Ruiz no perdió oportunidad para decepcionar, tal es el caso del diputado federal Pedro Luis Noble Monterrubio, que ha destacado por su falta de trabajo legislativo y por los dudosos manejos de finanzas al frente de la Secretaría de Salud (así lo describe el reportaje de La Silla Rota, que menciona la firma de contratos para adquirir medicamentos con la misma empresa que negociaba Javier Duarte, exgobernador de Veracruz). Para sorpresa de los hidalguenses, los señalamientos en su contra no han sido impedimento para que busque (también) la Senaduría.

Haciendo un recuento, no podría faltar la labor de Miguel Cuatepotzo Costeira al frente de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, caracterizada por el desfalco a las arcas en todas y cada una de sus áreas: Radio y Televisión de Hidalgo,  la Subsecretaría de Finanzas, la venta de plazas de maestros, por mencionar las más populares actualmente.

Y si de decepciones olveristas se trata, estamos obligados a mencionar la Secretaría de Planeación y Desarrollo Regional, que trabajó con constructoras propiedad de los exfuncionarios públicos de dicha instancia; o las secretarías de Desarrollo Económico y Finanzas, que generaron fuertes negociaciones tal parece que únicamente en beneficio de los extitulares, pues los proyectos generados presentan “dudosos números” que aún se están aclarando.

Después del decepcionante sexenio de Olvera, que tristemente adoptó el lema de “Tierra de Trabajo”, la población hidalguense, decepcionada, esperaba la continuación del trabajo a escondidas y para beneficio únicamente de los exfuncionarios. Por ello representa una agradable sorpresa que el gobierno de Omar Fayad, haciendo uso de sus dotes políticas, consolide un proyecto en tan sólo un par de meses con trabajo y perseverancia.

El gobernador brinda el primer logro fuerte para Hidalgo a escasos meses de iniciar su sexenio, pero no ha faltado quien busca minimizar su trabajo, aunque la pregunta acertada es: ¿por qué durante seis años alguien no hizo el suyo?

Inmediatamente surgieron los olveristas con el argumento de que fue un proyecto hecho por el exmandatario, añadiendo que el gobernador (aunque les pese) sólo se adueñó del acierto. Una incongruencia, ya que el gobierno de Olvera no logró concretar ninguna inversión extranjera.

Todo tema genera opiniones diversas, pero en lo concerniente al mandatario hidalguense es evidente el ingrediente político entre los detractores, que ya comenzaron a esparcir versiones distintas para ensuciar los logros.

Podemos hablar de datos concretos: Omar Fayad Meneses lo está haciendo bien, al colocar a Hidalgo de forma competitiva, generando condiciones necesarias para recibir inversión extranjera.

Hoy Hidalgo genera acciones para integrarse a la nueva realidad económica global, fortaleciendo a México con una imagen de nicho de oportunidad.

Nuestra entidad logró ganar la confianza de empresas asiáticas, no sólo para invertir sino para apostar al mercado mexicano mediante la creación de vehículos adaptados totalmente para funcionar en las condiciones geográficas del país, lo cual trae enormes expectativas en estas nuevas relaciones comerciales.

Seguidores o no del gobernador Omar Fayad, debemos reconocer su acertada labor, y portar orgullosamente el emblema: “JAC Hecho en Hidalgo”.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on Twitter
Visto: 164 veces


Video-opiniones


Artículos de opinión