Los ratones de laboratorio

El pasado proceso electoral, centrado en el termómetro político denominado Estado de México, dejó una dolorosa lección para aquellos que perdieron: sin colmillos no hay filete.

Como ratones de laboratorio, los contendientes perdedores han quedado sujetos a un aprendizaje sobre la conquista del voto ciudadano, cuestión que no obedece exclusivamente a propuestas relevantes, sino a tratar de combatir los vacíos o zonas de opacidad donde la práctica política se hace desde el piso de la corrupción e impunidad (como lo señalan los partidos y candidatos perdedores).

La perrada anda brava, el descontento ciudadano se perfila hacia la elección presidencial de 2018, pero es animado por la guerra sucia de los partidos y actores políticos que intentan equilibrar la balanza hacia la justa presidencial, no sin causar inquietud y zozobra ciudadana.

Si pensamos en los comicios del EDOMEX como experimento de laboratorio, el panorama denota que las elecciones de 2018 serán cerradas y que habrá un incremento en la votación, no como para marcar un record histórico, pero sí dadas las condiciones de erosión del ejercicio de gobierno. Por ello, el termómetro electoral de EDOMEX, en vez de generar certidumbre ha generado un profundo desconcierto.

La última y nos vamos

Todo indica que Andrés Manuel López Obrador dará la última batalla por conquistar la silla de Los Pinos y, con ello, reivindicar los mil y un desaciertos que, a su decir, han causado los puercos, cochinos, marranos, chanchos, dando paso a una nueva era política, económica y social de la nación, cuestión que tiene resistencias lógicas y que todavía está a título de aspiración política.

Del otro lado del laboratorio está el tricolor, que de no refrendar una alianza firme y fecunda presagia su derrota, cuestión que se afianzó con los resultados del EDOMEX, ya que Alfredo del Mazo no conquistó por un margen significativo la elección y esas es la primera tormenta a superar.

No creo que MORENA gane.

Este no es un país donde prime la conciencia política como lógica de poder; MORENA podrá hacer contrapeso, pero el establishment ya jugó su carta y la apuesta va en la división del voto y la alianza, cuestión que parece que habrá de ahogar al Peje, quien terminará como filete en alguna mesa.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on Twitter

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.

Visto: 254 veces


Video-opiniones


Artículos de opinión