Sotanero sureño

Luego de no calificar la temporada pasada, en la que terminaron en quinto lugar con un horrendo récord de 44 victorias por 67 derrotas, se esperaba que los Olmecas de Tabasco tuvieran un repunte, pero tuvieron un espantoso arranque con 3 victorias y 11 derrotas que le costó el puesto al manager Enrique Che Reyes, y su sucesor el buzo Marco Antonio Guzmán tampoco consiguió enderezar la nave, por lo que fue relevado hace unas semanas.

Bajo el mando de Vicente Palacios, los tabasqueños llegaron al Fray Nano como las víctimas ideales para los Diablos, pero aunque perdieron la serie dos juegos a uno, consiguieron rescatar el juego del honor por 8 carreras a cuatro, tras perder el primero 5 a 3 y el decisivo 9 a 5.

Su pitcheo es bastante endeble con los nacionales Alejandro Astorga, Ángel Araiza y Salvador Valdés, y el equipo es apuntalado por los importados Marlon Arias, el nicaragüense Carlos Teller y el cerrador Esmelvin Jiménez.

Su mejor cañonero es el siempre cumplidor veterano Sandy Madera, con .331, ocho cuadrangulares y 42 producidas, que para esta etapa final ha sido reforzado por los venezolanos Carlos Colmenares y René Reyes, además del cubano Yordany Linares.

La base nacional no es mala con Carlos Orrantia, Carlos Peñuelas (quien disparó dos cuadrangulares en el juego de la victoria) y Rogelio Noris.

El novato, Marco Antonio Guzmán junior, mostró que es mejor con el bat que con el guante, al parecer es el líder en errores de la liga.

Así pues, estos Olmecas no son tan malos como su récord lo indica, pero seguramente no alcanzarán a estar en la postemporada.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on Twitter

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.

Visto: 140 veces


Video-opiniones


Artículos de opinión