Trump endurece posición contra Cuba | Effetá.info, Opinión y Noticias; Hidalgo, México
Skip to content

NOTICIAS


17 Junio, 2017

CONTEXTO ECONÓMICO GLOBAL - José Luis Ortiz Santillán
Print Friendly

Trump endurece posición contra Cuba

Donald Trump endureció la posición de Estados Unidos contra Cuba y canceló los acuerdos firmados por Barack Obama, y no es una sorpresa. De esta manera, el presidente ha tirado a la basura los avances en el mejoramiento de las relaciones entre su país y Cuba, entre aplausos de una multitud cubanoamericana conformada por miembros de la Brigada 2506 que en 1961 mordió el polvo en Playa Girón, reunida en el teatro Manuel Artime en Miami.

Con un lenguaje trasnochado que recuerda la guerra fría de los años setenta, el presidente Donald Trump habló de la “dominación comunista”, del asesinato del gobierno cubano de “miles de sus propios ciudadanos”, del envío de “armas a Corea del Norte”, del apoyo de Cuba a “la represión en Venezuela”, acusando al gobierno cubano de destinar los beneficios de los acuerdos con Cuba a sus fuerzas armadas. Luego recordó la historia de un niño violinista cuyo padre murió durante la revolución y éste apareció en el escenario para tocar el himno nacional de Estados Unidos.

Trump exigió al gobierno de Cuba trasformaciones radicales y lo desafió a presentar una propuesta sobre un mejor acuerdo, a fin de llevar a “un mejor acuerdo para el pueblo cubano, americano y para los cubanoamericanos”, exigiendo que el gobierno cubano cumpla con las condiciones planteadas en la Ley Helms-Burton, que ponga fin a los abusos sobre los disidentes, libere a los presos políticos, otorgue mayores libertades políticas a los ciudadanos; señalando que Cuba debe poner fin a la política de otorgar refugio a los que huyen de la justicia estadounidense.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países no se cuestiona. Sin embargo, Trump informó que mantendrá abierta la embajada de Estados Unidos en Cuba, y no levantará el embargo, sino que restringirá la entrada de remesas o ingresos desde Estados Unidos a Cuba, reforzará la prohibición de viajes de estadounidense a Cuba y trabajará para mejorar las condiciones de vida de los cubanos, para evitar que sigan intentando llegara a su país, algo que no es de su agrado, sin duda.

Tratando como héroes a los miembros de la Brigada 2506 que invadió la Bahía de Cochinos y rodeado del senador Marco Rubio, del representante Mario Díaz-Balart, del vicepresidente Mike Pence y del representante Carlos Curbelo, Trump firmó el memorándum presidencial que prohíbe las transacciones financieras con las empresas cubanas, prometiendo que “con el favor de Dios, una Cuba libre es lo que nosotros vamos a alcanzar muy pronto”.

Es complicado pronosticar cuál será el impacto de las restricciones de viajes a Cuba en el sector turístico cubano. Hasta ahora, más de 300 mil estadounidenses han visitado la isla mayor del Caribe en los primeros cinco meses de este año, 145% más que el año pasado. En 2016, Cuba fue visitada por más de 284 mil 937 estadounidenses, 74% más que en 2015.

Los expertos en turismo suponen que los vuelos comerciales y cruceros a Cuba no deben ser afectados por la decisión de Trump. Para el gobierno de Estados Unidos, el sector turístico proporciona ingresos en divisas extranjeras al ejército cubano; para él no es el pueblo organizado quien gestiona el sector, sino el ejército cubano, quien supone gestiona las líneas aéreas, hoteles, restaurantes, puertos deportivos, alquiler de vehículos, agencias o grandes almacenes, al considerar que la empresa Grupo Administrativo (GAESA), es controlada por las fuerzas armadas.

Los empresarios estadounidenses están cansados de las disputas con Cuba. Antes del anuncio presidencial, la cadena hotelera Starwood había abierto un Sheraton en Cuba y había cuestionado las políticas de aislamiento hacia Cuba. Arne Sorenson, presidente de Marriott International, había señalado que su empresa había hecho un llamado a la administración Trump para utilizar el turismo como una herramienta estratégica en sus esfuerzos para mejorar las relaciones con Cuba y evitar regresar a las políticas del pasado.

No se podía esperar otra cosa de Donald Trump sino la de honrar sus promesas frente a sus electores. Resulta absurdo alimentar quimeras sobre el posible cambio en sus posturas, ya que hasta hoy ha demostrado que sostendrá sus promesas en la medida que las leyes se lo permitan; por lo que bien vale la pena preguntarnos: ¿qué le espera realmente a México?, aferrado a mostrar disciplina al presidente Trump y disposición para convertirse en su soldado fiel en la frontera sur.

Autor: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Visto: 145 veces

Leer más sobre Contexto Económico Global



Google+