Vintage clothes

Paul McCartney/Memory almost full

 

Están por cumplirse diez años del lanzamiento de Memory almost full, decimocuarto álbum de estudio de Paul McCartney, en el que –como en sus dos materiales anteriores, Driving rain y Chaos and creation in the backyard- él se encargó de tocar todos los instrumentos.

Sin embargo, luego de casi un lustro de colaborar con su banda de giras, integrada por Paul “Wix” Wickens, Rusty Anderson, Brian Ray y Abe Laboriel, Jr., los invitó a tocar en varios temas, como una muestra de que se había acoplado a la perfección con ellos.

Uno de ellos fue el medley a partir del octavo track, que mucho recuerda al que contiene el disco de los Beatles de 1969, Abbey Road, el cual inicia con Vintage clothes, para seguir con That was me, Head in the clouds, House of wax y The end of the end. Según el bajista, la idea del medley era “algo que quería volver a visitar porque nadie lo había hecho en mucho tiempo”.

Vintage clothes es un tema que McCartney compuso “mirando atrás en el tiempo”; la primera línea: Don’t live in the past, don’t hold on to something that’s changing fast (No vivas en el pasado, no te aferres a algo que cambia rápidamente) parece que nos internaremos en un profundo sentimiento, sin embargo, conforme avanzan los segundos encontramos líneas quizá tan profundas que pueden resultar incomprensibles y hasta arbitrarias. Y quizá lo son.

Esta aleatoriedad de frases no fue tomada de manera muy positiva por los fans del músico, quienes a través de internet dieron su punto de vista y se mostraron incluso confundidos por líneas como “we are what we are and what we were is vintage clothes” (somos lo que somos y lo que vestimos son ropas viejas).

Hubo incluso quienes criticaron el gran deseo de Macca por sacar su lado juvenil y desenfadado, y añoraron las profundas y románticas canciones de antaño.  Pero si algo no se puede discutir es la originalidad de la música, en la que se mezcla el rock clásico y distintivo de Paul, y toques de jazz electrónico.

Autor: Alma Santillán

Soy Alma y soy beatlémana. La música de los cuatro de Liverpool me atrapó antes que cualquier amor. Compañía en los años de escuela, en las noches de insomnio, en el camino de la Comunicación, han sido John, Paul, George y Ringo quienes con su magia no han dejado de hacerme sonreír.

Right Menu Icon