Educación de calidad, un reto a nivel mundial

(Tomado del documento: “Declaración de Incheon y Marco de Acción para la realización del

Objetivo de Desarrollo Sostenible 4” publicado por la UNESCO)

Supervisión, seguimiento y examen de políticas basadas en evidencia.

La UNESCO ha determinado que el seguimiento y el examen basados en políticas, sistemas y herramientas sólidos de supervisión, presentación de informes y evaluación son esenciales para el logro del ODS 4-Educación 2030. Para supervisar la calidad de la educación se requiere un enfoque multidimensional que abarque el diseño, las aportaciones, el contenido, los procesos y los resultados del sistema.

Como los principales responsables del seguimiento son los países, éstos deberán crear mecanismos eficaces de seguimiento y rendición de cuentas, adaptados a las prioridades nacionales, en consulta con la sociedad civil.

También deberán desplegar esfuerzos encaminados a conseguir un mayor consenso en el plano mundial en cuanto a las normas de calidad y los resultados del aprendizaje específicos que se tendrán que alcanzar en el curso de la vida –desde el desarrollo en la primera infancia hasta la adquisición de competencias en la adultez– y a la mejor manera de evaluarlos.

Por otra parte, los países deberán procurar mejorar la calidad y puntualidad de los informes. Es importante que todos puedan tener libre acceso a la información y los datos. Los exámenes en los planos regional y mundial se nutrirán de datos, información y resultados de los países provenientes de mecanismos existentes de presentación de informes, así como de nuevas fuentes de datos según convenga.

Con miras a mejorar la evaluación y el seguimiento de la calidad, la equidad y la inclusión, se deberán encaminar las actividades a fortalecer la capacidad de los gobiernos de desglosar los datos adecuadamente y utilizarlos eficazmente para el planeamiento y la formulación de políticas.

Los asociados, en estrecha cooperación con el IEU y otras instituciones competentes, prestarán un apoyo directo y específico a los Estados Miembros para reforzar las capacidades relevantes de evaluación y seguimiento. El Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU) facilitará el intercambio de mejores prácticas a fin de consolidar los sistemas de datos de los países, en particular de los países africanos, los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países de ingresos medianos.

Se deberán realizar esfuerzos para integrar los marcos de calidad en los planes nacionales de educación y fortificar las capacidades de los países relativas al seguimiento de la equidad, la inclusión y los resultados del aprendizaje.

El seguimiento mundial es un componente fundamental de las medidas internacionales y regionales destinadas a mejorar el análisis y la gestión de conocimientos.

De conformidad con la recomendación del Secretario General de las Naciones Unidas, se redoblarán los esfuerzos para armonizar la presentación de informes sobre los ODS con la entrega de informes a los distintos órganos creados en virtud de tratados sobre derechos humanos que se enmarcan en la esfera de la educación.

Esos informes nacionales oficiales, que con frecuencia reflejan las contribuciones de la sociedad civil, ofrecen una importante perspectiva de la condición del derecho a la educación.

Habida cuenta de la importancia de armonizar el seguimiento y la presentación de informes, el IEU seguirá siendo la fuente oficial de datos comparables entre países sobre educación. Continuará elaborando indicadores internacionales de seguimiento partiendo de su estudio anual sobre educación y otras fuentes de datos que garantizan la comparabilidad internacional para más de 200 países y territorios.

Además de recabar datos, el IEU formulará junto a sus asociados nuevos indicadores, enfoques estadísticos y herramientas de seguimiento para evaluar mejor los progresos hacia la consecución de las metas que corresponden al mandato de la UNESCO, en coordinación con el Comité de Dirección del ODS-Educación 2030.

El Informe de Seguimiento de la Educación para Todos (EPT) en el Mundo se convertirá en el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (Informe GEM, por sus siglas en inglés).

Un equipo independiente se encargará de su elaboración, y la UNESCO de acogerlo y publicarlo. La Directora o el Director General de la UNESCO nombrará al jefe del equipo. Se tomará en consideración el equilibrio geográfico de su Consejo Asesor.

El Informe GEM será el mecanismo de seguimiento y presentación de información sobre el ODS 4 y los aspectos relacionados con la educación de otros ODS, teniendo debidamente en cuenta el mecanismo mundial que se creará para llevar a cabo el seguimiento y examen de la ejecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Asimismo, informará sobre la puesta en marcha de estrategias nacionales e internacionales orientadas a ayudar a todos los asociados pertinentes a dar cuenta acerca de sus compromisos, como parte del seguimiento y evaluación globales de los ODS.

Se mejorarán en mayor medida el acopio, análisis y empleo de los datos promoviendo una “revolución de los datos” basada en las recomendaciones del Grupo Asesor de Expertos Independientes del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Revolución de los Datos para el Desarrollo Sostenible.

Las principales recomendaciones del Grupo Asesor son las siguientes:

(1) alcanzar un consenso mundial sobre principios y normas;

(2) compartir tecnología e innovaciones para el bien común;

(3) conseguir nuevos recursos para el refuerzo de capacidades;

(4) garantizar el liderazgo para la coordinación y la movilización; y

(5) aprovechar algunos triunfos rápidos relativos a los datos sobre los ODS.

A fin de colmar las brechas actuales en materia de datos, los organismos deberán afianzar la coordinación, entre otras cosas fortaleciendo los grupos interinstitucionales existentes y creando otros nuevos; esto permitirá formular metodologías armonizadas para obtener estimaciones comunes basadas en los datos disponibles, al mismo tiempo que se crean nuevas fuentes de datos comparativos, de acuerdo con las necesidades.

Los países y organismos deberán mejorar y normalizar los datos sobre la movilización de recursos internos y otras fuentes de financiación de la educación, incluidas las contribuciones de los hogares. Los países y organismos también sacarán provecho de su participación en los mecanismos propuestos para seguir estableciendo normas, fortalecer capacidades, recabar información necesaria y compartir datos.

Por otra parte, resulta indispensable una cultura de investigación y evaluación en los planos nacional e internacional para extraer enseñanzas de la aplicación de estrategias y políticas y aprovecharlas en la práctica. En el plano nacional, los países deberán evaluar los efectos de sus políticas educativas en el logro de las metas del ODS 4-Educación 2030.

Tendrán que aplicar las conclusiones del seguimiento y la investigación para obtener decisiones eficaces de base empírica y programas orientados a la obtención de resultados. En el proceso de evaluación se deberán analizar todos los componentes de un sistema educativo, para así compartir las enseñanzas, entablar un debate sobre lo que funciona y realizar críticas constructivas. Entre los principios básicos del enfoque de la evaluación se cuentan la centralidad de la calidad de la enseñanza y el aprendizaje; la importancia del liderazgo escolar; la equidad y la inclusión como dimensiones clave; la transparencia; y la participación de los asociados en todos los niveles.

En general, las actividades de evaluación deberán contribuir a la consecución de los objetivos tanto de rendición de cuentas, como de desarrollo. Por último, en el plano mundial, los organismos coordinadores se comprometen a evaluar la eficacia de sus mecanismos de coordinación y la medida en que sus programas ayudan a los países a realizar el ODS 4-Educación 2030.

Continuará…

Autor: Roberto Diez Gutiérrez

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Maestro en Educación con especialidad en Comunicación. Maestro Humanidades con especialidad en Educación. Doctor en Humanidades con opción en Educación. Beca al Mérito Académico de la Secretaría de Educación Pública Federal. Fui corresponsal en el Estado de Hidalgo para Organización Radio Centro, Organización Impulsora de Radio y Cadena Radio Centro. Profesor en el Tecnológico de Monterrey (Querétaro e Hidalgo); en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Universidad INECUH de Tizayuca, Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID-Tula) y Universidad La Salle Pachuca. Rector de la Universidad Científica Latinoamericana de Hidalgo (UCLAH); Director General del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (CECyTEH); Director General de Educación Media Superior del Instituto Hidalguense de Educación Media Superior y Superior (IHEMSyS) y Director Técnico del Instituto de Crédito Educativo del Estado de Hidalgo y Secretario Técnico del Consejo Estatal de Población en Hidalgo. Director General de Proyectos y Programas de Apoyo a la Educación de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo. Presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo. Colaborador en diversos medios impresos y electrónicos del Estado. Rector de la Universidad Tecnológica Minera de Zimapán (UTMZ). Ex Rector de las Universidades Tecnológicas Minera de Zimapán y Bilingüe de Mineral de la Reforma.