Legado satánico

El estreno de la semana es “El legado del diablo”, un filme de Ari Aster que se inscribe dentro de los filmes satánicos que estuvieron de moda en los años sesenta al estilo de “La profecía”, de Richard Donner, “El bebé de Rosemary”,  de Roman Polanski, “Baile con el diablo”, de Paul Wendkos, o algunos menos conocidos como “La hermandad de Satanás”, de Bernard McEvetty.

De acuerdo al guión del propio director, la muerte de la abuela Graham afecta a toda su familia de múltiples maneras: Annie (Toni Colette), la madre, se refugia en su trabajo de miniaturas ante la indiferencia de su esposo Steve (Gabriel Byrne), pero la más afectada es la enigmática Charlie (Molly Shapiro), quien se lamenta de “que ya no habrá nadie que la proteja”,  lo cual  queda demostrado cuando muere en un accidente tras asistir a una fiesta con su hermano, Peter (Alex Wolf).

El director de “La cosa extraña”, de los Johnson y Munchhausen, comienza a construir su relato a partir de hechos cotidianos que van derivando hacia el satanismo con poco efectos especiales.

El filme es demasiado largo –más de dos horas- y hubiera funcionado con una mejor edición, aunque se puede ver por su buen reparto.

“Hereditary” resulta, pues, un filme de horror satánico que será del agrado de los fanáticos del tema, pero que el resto lo puede ignorar sin preocupación alguna.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.