Andrés Manuel López Obrador dio su mensaje en el zócalo de la Ciudad de México.

Y SE LE HIZO. No les fallaré: AMLO

Redacción

Minutos después del mensaje a la nación que emitió el presidente Enrique Peña Nieto, tocó el turno del candidato que las tendencias marcan como ganador de la elección presidencial: Andrés Manuel López Obrador, quien desde el zócalo de la Ciudad de México manifestó que será una noche memorable, cuando “una mayoría importante de ciudadanos ha decidido iniciar la cuarta transformación de la vida pública de México”.

Agradeció a todos los que “votaron por nosotros y nos han dado su confianza para encabezar este proceso de cambio verdadero. Expreso mi respeto a quienes votaron por otros candidatos y partidos, lo mismo manifiesto para los tres candidatos a la Presidencia de la República, a las distintas organizaciones que el día de hoy han reconocido nuestro triunfo, nuestra victoria”.

Llamó a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales, por legítimos que sean, el interés superior, “como afirmó en su momento Vicente Guerrero: la patria es primero”.

AMLO aseguró que el nuevo proyecto de nación buscará establecer una auténtica democracia, “no apostamos a construir una dictadura, abierta ni encubierta; los cambios serán profundos pero se darán con apego al orden legal establecido”.

Agregó que en materia económica se respetará la autonomía del Baco de México, se reconocerán los compromisos contraídos con bancos nacionales y extranjeros; “los contratos de sector energético con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción, si se encuentran anomalías, se acudirá al Congreso de la Unión, a tribunales nacionales e internacionales, siempre nos conduciremos por la vía legal”.

En compañía de su esposa, hizo énfasis en que no habrá expropiación de bienes, sino que su principal misión será erradicar la corrupción y la impunidad; “sea quien sea, será castigado, incluyo a compañeros de lucha, a funcionarios, a los amigos y a los familiares; un buen juez por la casa empieza”, dijo.

El tabasqueño adelantó que no habrá necesidad de aumentar impuestos ni de endeudar al país, y afirmó que no habrá gasolinazos, se bajará el gasto corriente y aumentará la inversión pública para crear empleos.

“Escucharemos a todos, respetaremos a todos, pero daremos preferencia a los más humildes y a los olvidados, en especial a los pueblos indígenas de México. Reitero una frase que sintetiza mi pensamiento: Por el bien de todos, primero los pobres”, subrayó.

López Obrador apuntó que cambiará la estrategia fallida de combate a la inseguridad y la violencia, “más que el uso de la violencia, atenderemos las causas; estoy convencido de que la forma más eficaz y más humana de enfrentar estos males exige el combate a la desigualdad y la pobreza”.

Para finalizar, afirmó: “No les fallaré, no voy a traicionarles; quiero pasar a la historia como un buen presidente de México; deseo, anhelo con toda mi alma poner en alto la grandeza de nuestra patria, a construir una sociedad mejor y conseguir la dicha y la felicidad de todos los mexicanos. Muchas gracias, de todo corazón. ¡Viva México!”.