Matices de la caravana de migrantes

Un tema que está en boga es el éxodo de migrantes, que en palabras del Dr. Miguel Carbonell, son llamados los parias del siglo XXI, lo cual es cierto ya que son tratados como criminales o discriminado, en la mayoría de los casos.

Sin embargo, se trata de mirar los hechos desde cuatro perspectivas: jurídica, económica, histórica y política. Desde el punto de vista jurídico, hablar sobre migrantes es hacer referencia a los derechos humanos, específicamente al derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad y al tránsito. Sobre ese último cabe hacer énfasis en el artículo 12 del pacto internacional de los Derechos Civiles y Políticos, que señala: “Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tendrá derecho a circular libremente por él y a escoger libremente en él su residencia”, que “toda persona tendrá derecho a salir libremente de cualquier país, incluso el propio”, y que “los derechos antes mencionados no podrán ser objeto de restricciones, salvo cuando éstas se hallen previstas en la ley, sean necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral pública o derechos y libertades de terceros, sean compatibles con los demás derechos reconocidos en el presente pacto”.

Sobre la parte histórica, estoy de acuerdo en que los migrantes en las décadas de los 40 y 60 ayudaron al crecimiento económico del país, pero hay que recordar cuántos mexicanos éramos en ese tiempo y qué territorio abandonado teníamos, nada que ver con la actualidad.

En el ámbito económico, el más importante, está el hecho de que nuestro país no tiene la capacidad para albergar a esos migrantes, ya que el argumento falaz es decir que están de paso, lo cual no es cierto, pues muchos se quedan en ese tránsito y los que no pasan se quedan, por ejemplo, en Tijuana, como los haitianos. En el peor de los casos, pasa que los migrantes acaban
reclutados a la fuerza por cárteles del narcotráfico.

En resumen, el país tiene que respetar y ayudar a los migrantes para salvaguardar sus derechos, pero en función de la seguridad y economía, las autoridades no pueden ser tan laxas en las fronteras, pues se crearía un caos a mediano y largo plazo.

Autor: Armando Nieto Hernández

Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle Pachuca; maestro en Derecho Procesal Constitucional por parte de la Universidad Panamericana; miembro del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México. Jurista, filósofo, escritor, amante del arte, la poesía, la música, los libros y el buen vino. Especialista en temas de carácter constitucional, político y económico-social.

Right Menu Icon