Inicia la lucha por las alcaldías

El domingo 7 de junio de 2020 habrá elecciones en nuestro estado para cambiar a los actuales presidentes municipales, comicios en los que con toda seguridad participarán los 11 partidos políticos, porque a los tradicionales 7 de siempre (PANAL y PES perdieron el registro como nacionales por baja votación) se deben sumar los recién aprobados “Podemos” y “Más por Hidalgo y los dos anulados por falta de votos, pero con todas las facilidades para convertirse en partidos locales, de modo que se confirmaría la presencia de 4 locales que si cada uno postulara un candidato, habría en campaña 924 aspirantes, con lo que implica de spots, redes sociales y propaganda en los medios de comunicación, bardas y espectaculares para llevar a la ciudadanía a la locura.
Por cierto, a partir de 2020 tendremos elecciones seguidas, pues en 2021 se elegirán diputados federales y locales y en 2022, gobernador.
Los siguientes comicios tendrán lugar el primer domingo de junio de 2020, o sea, en unos 20 meses se verá, entre otras cosas, cuántas situaciones cambian para Morena después de 18 meses de ejercer el poder en el país con López Obrador, que a unos días de entrar a Palacio Nacional no parece tenerlas ya todas consigo y en el estado la cosecha, buena o mala, será resultado de lo que hagan bien o mal los 17 diputados alados de Morena, que la verdad en muchos casos no parecen dar el ancho, pero el juicio será de los votantes.
Con antelación al proceso con candidatos, los partidos (por lo menos los más importantes) deben elegir nuevo dirigente.

 

PRI
El partido tricolor, que en la última elección de alcaldes de 2016 ganó como resultado de su alianza con el PVEM y con NUEVA ALIANZA en 26 municipios y en 14 sólo con candidatos propios, ejerce el poder en 30 ayuntamientos, que debe ser su meta mínima para la elección que viene.
El proceso de julio pasado ha sido el revés más negro para el partido tricolor en Hidalgo, pues no ganó con el voto popular ningún cargo en el Senado ni en San Lázaro, y de las diputaciones locales sólo ganó una en San Felipe Orizatlán con Adela Pérez Espinoza, que evitó el “carro completo” de Morena en todos los cargos de elección.
Antes de las elecciones, el PRI cambiará de presidente y para tal cargo suenan los nombres de VÍCTOR VELASCO, PAULA HERNÁNDEZ, SAYONARA VARGAS, CITLALI JARAMILLO y los que se sumen para suceder a PINEDA GODOS, que le tocó la derrota más grande que hayan sufrido los tricolores y por lo mismo se ha convertido en imagen de la derrota, con urgencia de cambiarlo para las batallas que vienen.
En el tsunami Obrador no se puede culpar de todo a Godos, que indudablemente tiene pecados que pagar, pero no toda la cuenta porque en sentido contrario sería tanto como aceptar la “fuerza” de los ganadores, quienes la verdad, como les dijo Asael, “ganaron por AMLO”, porque la mayoría de ellos apenas se está dando a conocer y algunos de manera grotesca como “la cantante” Corina  Martínez y la ocurrente Montealegre, y ni se diga de su titular de Comunicación Social, que piensa que llegó para servir sólo a los morenos y no entiende que su obligación es con todos los diputados. Se le advirtió a BAPTISTA de lo que iba a ser este señor en esa área, pero se dejó imponer por el Grupo Universidad a este empleado de Gerardo y ya tiene las consecuencias por sus actitudes de abuso y nula actitud de servicio.
Por otro lado, los trabajos post-derrota de Godos parecen acertados, pues parte de aceptar el haber perdido en gran parte por la fuerza del presidente electo, pero también del propio PRI, iniciando una campaña para hacer valer la fuerza de los priistas de a pie, sobre todo para la designación de candidatos lejos de escenarios pasados, cuando las bases casi no contaban y sí las voces sagradas. Y así les fue.
Habrá necesidad de muchos cambios, principalmente de estrategias en las que lo que cuente sea de verdad la voz del priismo, que no es la voz de quienes por años usaron al partido para sus negocios de poder y de dinero, sino de los que quieren a su instituto y están ansiosos de revertir la humillación del primero de julio con oportunidades que por mucho tiempo fue sólo para determinadas familias y apellidos.

 

PAN
Este partido tiene urgencia de recomponerse, sobre todo en la unidad para la elección de nuevo presidente que, se supone, debe ser el 2 de diciembre con el reto de superar o mantener el poder en los 16 municipios donde gobierna actualmente, sobre todo Pachuca, que ganó con Yolanda Tellería, quien ha sido para la mayoría una decepción, con una incapacidad manifiesta para lograr acuerdos y atender con eficacia los problemas de la comunidad.
Del mismo modo se mantendrán como retos volver a ganar municipios tan importantes como Ixmiquilpan, Mineral de la Reforma y Apan, aunque este municipio chafeó porque la presidenta María Antonieta de los Ángeles Anaya, que llegó al poder apoyada por el PAN, lo traicionó y dio el salto a Morena con apoyos fuertes al candidato a diputado, Rafael Garnica, lo que obligó a Asael, entonces dirigente del partido azul, a desconocerla como parte del gremio del PAN.
Para la presidencia panista dos son los que buscan esta responsabilidad: CORNELIO GARCÍA VILLANUEVA, exdelegado de economía, exsecretario general del partido y según muchos la carta de Asael para seguir mandando en el feudo panista, y PRISCO MANUEL GUTIÉRREZ, exdiputado local y exalcalde de Xochiatipan, con buen desempeño en el Congreso en la comisión de asuntos indígenas, pero con el pecado de ser punta de lanza en los sueños de poder de Xóchitl Gálvez, que parece ser su hada madrina y el apoyo del panismo tradicional en las personas de Yoli Tellería y Daniel Ludlow, que la verdad poco significan para la batalla.
Prisco tiene, además, la acusación ante el Tribunal Electoral de haber falsificado unas cien firmas de supuestos apoyos para cumplir con las normas de la convocatoria.
Entre estos dos está la presidencia del PAN para enfrentar la elección del primer domingo de junio de 2020.

 

PRD
Actualmente el sol azteca gobierna en 12 municipios, pero su triste realidad después de la elecciones del tsunami le depara, eso parece, un destino fatal.
No se ve cómo pueda mantener su presencia en Zapotlán, Huasca o Francisco I. Madero, entre otros.
Su actual presidente, Héctor Chávez, tiene una misión imposible en ese partido donde las tribus son feroces estilo piraña. Guadarrama con su Frente Democrático y las demás tribus no presagian nada bueno, además de que AMLO se encargó de acabar con su criatura.

 

DOS NUEVOS PARTIDOS
Desde el 10 de abril hay dos partidos nuevos en el estado: PODEMOS y MÁS POR HIDALGO, que ya “jugarán” en la elección de junio de 2020.
El profesor MOISÉS JIMÉNEZ (MJS), corazón de Podemos, adelantó hace mucho que el partido apoyará a Morena, con lo cual se puede afirmar que para la jornada de alcaldes irán en alianza PODEMOS y MORENA, o lo que es lo mismo, con muchos maestros que se mantienen leales a Elba Esther Gordillo.
Por cierto, MJS es opción para dirigente nacional del SNTE. Qué lejanos los tiempos cuando el exgobernador de Hidalgo, Francisco Olvera, llevó a cabo una cacería contra Moisés y Mirna García. Las vueltas que da la política…
Como partidos locales seguramente se sumarán el PANAL y el PES, que incluso ya metieron solicitud en el IEEH, que sólo espera los resolutivos a finales del no registro nacional de estos partidos para convertirlos en locales, lo que no será un problema por todo lo logrado en la última elección.

No será una elección fácil para el partido que arrasó en julio pasado. Los desfiguros de sus diputados, que a todas luces se muestran dóciles ante Sosa, crean una factura que exige pago en votos. El PRI y el PAN están ansiosos de revancha, sobre todo los tricolores, que se quiera o no le conocen a este juego del poder. Habría que ver qué alianzas vienen de los partidos.
No le suene raro si incluso azules y tricolores unen fuerzas junto con otros partidos, porque en política todo es posible, ya vio usted el caso de Sosa y Morena, aunque en el pecado llevan la penitencia.
Y estamos muy cerca ya de esta elección que se llevará a cabo el 7 de junio de 2020, con 45 días de campañas, lo que quiere decir que en unos 16 meses debe haber elección de candidatos y que las campañas arrancarán a mediados de abril de 2020.
Como usted ve, la lucha por los municipios ya empezó Y NO HAY REELECCIÓN, porque el periodo es de 4 años y sólo rige esta posibilidad para periodos de tres años.
El panorama se ve movido y así será.
Se aceptan apuestas.

Right Menu Icon