Alcaldes de Hidalgo, ¿huachicoleros?