Alito: el mejor aliado de la 4T