Canek, Francisco Xavier y el petate del muerto