Chile y España, calientes; ¿y México?