Cínicos… regresaron al Congreso