Con picos y garras se aferran al Congreso