Desaparece @MeTooMusicosMexicanos

* Redes sociales, el preámbulo de las sociedades vacías.

 

Es inconcebible que los pendejos que administraban @MeTooMusicosMexicanos hayan cerrado la cuenta sin que haya habido consecuencias legales ante los estragos que causó una denuncia anónima de pederastia contra el músico Armando Vega Gil, integrante del grupo de rock “Botellita de Jerez”.

¿Pero de qué sirve que se haya cerrado este portal de mierda cuando ya causó la pérdida de una vida humana y condenó al luto a una familia? Esto es verdaderamente asqueroso y causa un desencuentro social del tamaño del mundo; ¿de qué sirve ahora un mea culpa?, ¿quién le devolverá el padre al hijo de Vega Gil?, ¿quién podrá reparar esta infamia?

Lo que debemos esperar de las autoridades es que generen mecanismos para asegurarse que estos portales se hagan responsables de las pendejadas que violan los derechos humanos y ponen en riesgo el honor y la integridad de las personas. Nadie tiene el derecho de denunciar sin pruebas, para ello existen canales legales, de lo contrario solamente se genera muerte y escarnio social, como ya lo vimos.

Basta de pendejadas, las redes sociales son el preámbulo de las sociedades vacías, de lo superfluo que sustituye por la imagen a la inteligencia, condiciones de mierda que prostituyen al intelecto y vuelven mercado a las relaciones humanas, sin que hasta ahora podamos haber reflexionado sobre las implicaciones que han tenido estos portales del lucro social, sexual y cultural.

En esta perra vida de la modernidad y los modernos se hacen parecer como positivas las condiciones utilitaristas de la sociedad, pero en realidad alguien controla este teatro y hace que el mercado y los dividendos económicos vulneren las debilidades y apetitos sociales en un mundo donde el anonimato ha sustituido al encuentro social.

Los portales llamados “redes sociales” son máscaras sociológicas que esconden las vacilaciones de sociedades vacías y proclives a la soledad; debemos atender este vacío desde las relaciones humanas cara a cara, no desde un mundo virtual que lo que pretende es hacer del maquillaje social la constante de encuentros furtivos y miserables.

¿Qué acciones tomarán las autoridades, llámense legisladores, senadores o cualquiera de estos pendejetes que ponen sus nalgas en una curul, para evitar que las redes sociales se conviertan en el punto de partida de delitos que nadie castiga?

La moneda está en el aire, pero debemos actuar como sociedad ante las atrocidades de los portales de la vanidad de mierda; es tiempo de hacer valer la precaria conciencia que aún nos queda.

Avatar photo

Por: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , ,