El mayor acierto de Salinas: su retirada