El mejor receptor de la historia