En dos meses, mueren cinco personas en hoteles y moteles de Hidalgo