En Hidalgo se juega la suerte del PRI y Morena