Francisco Olvera, una cloaca pendiente por destapar