Izquierda contra derecha: ¿qué ganamos los mexicanos?