La película que se enfrenta al fanatismo religioso