La sombra de Peña Nieto

El gobierno de López Obrador tiene la oportunidad de mostrar si su lucha contra la corrupción es solamente un discurso, o si corta de raíz evidenciando a personajes como Peña Nieto.

La controvertida gestión del expresidente, Enrique Peña Nieto, ha dejado una estela de podredumbre nunca antes vista en la administración pública y su mácula decorrupción e impunidad difícilmente podrá ser olvidada, pero mucho más importante: se tendrán que destruir los candados jurídicos que se edificaron en su gestión.

Es evidente que, pese al poder y su lógica estructural, Enrique Peña Nieto no fue el único ni el actor intelectual de los candados y estratagemas de corrupción que se crearon tanto desde la estructura jurídico-administrativa como dentro de planes y programas de gobierno. El expresidente carecía del intelecto para realizar este escenario, pero sí poseía una estructura de mando y consejeros para hacerlo posible.

Emilio Lozoyaal igual que Javier Duarte, ambos acusados por delitos diversos en relación al uso y abuso de autoridad para cometer peculado, corrupción e impunidad, se encuentran generando datos que podrían ser instrumento para profundizar las pesquisas de la serie de personeros que han estado inmiscuidos en estos ilícitos, pero mucho más importante, para detectar el modus operandi de la discrecionalidad que permea en el aparato público y reconstruir los entramados jurídicos para tal efecto.

La paradoja y burla social en todo este escenario es que Peña Nieto se encuentra viviendo la jauja en Europa y lo vemos en diferentes portadas de revistas superfluas sin que hasta ahora se le hayan fincado responsabilidades sobre actos que estaban a su alcance y que no pudieron ser construidos sin su anuencia, esto es claro y contundente. En los hechos, la frase del abogado de Lozoya al enunciar que no se mandaba solo es más que aleccionadora.

De no tocar a Enrique Peña Nieto, se evidenciaría que el actual gobierno sigue dando pasos de gatopardismo en la procuración de la justicia y el combate a la corrupción e impunidad, porque es evidente que se tiene suficiente información para proceder sin someter a plebiscito o consulta ciudadana alguna en relación a este infausto caso.

La sombra de Peña Nieto no puede ser ni es un obstáculo infranqueable en la depuración del aparato de Estado, debe darse el paso sustantivo que haga de este gobierno una cabeza de la Hidra en contra de la corrupción e impunidad.

Consultoría Política y lectura espiritual de Tarot: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon