Las sorpresas en el Congreso se trasladan a la sucesión