Más dinero para los programas clientelares

En México es bien sabido que la mejor manera de asegurar votos es regalar dinero a la gente, y el presidente López Obrador lo practica religiosamente con la diversidad de programas sociales que tiene en operación.

En estos meses del año las tareas del Poder Legislativo federal adquieren mayor relevancia porque es cuando los diputados analizan, discuten y en su momento aprueban el Presupuesto de Egresos para el 2023. Durante 2022, diríamos que a pocos deben extrañar los montos que la iniciativa presidencial establece para los programas sociales; propuesta que para los diputados federales se convierte automáticamente en una orden presidencial en donde se trata de “no moverle ni una coma”.

En un trabajo de investigación, Valeria Moy considera que hubo algunos cambios, pero grosso modo se aprobó algo muy similar a lo que el Ejecutivo envió al Congreso, sin dejar de reconocer que uno de los rubros que más causan interés, por cuanto a las asignaciones, es justamente el que tiene que ver con los programas sociales.

Estamos en el entendido de que el rubro de los programas sociales es del mayor interés para el gobierno de AMLO; sin embargo, para el ya cercano 2023 el dinero presupuestado para transferencias gubernamentales, vía programas sociales, es por mucho el mayor del sexenio.

La historia de los montos establece que del 2018 al 2019 el incremento en este rubro fue por alrededor del 13.8 por ciento; para el 2020, fue de 10.6. Con la pandemia hubo un decremento en el 2021 del 5 por ciento; para 2022 hubo ya un incremento, aunque apenas perceptible del 0.5 por ciento, pero para el 2023 el incremento es del ¡25.7 por ciento!

Estamos hablando de 865 mil millones de pesos para el rubro de programas sociales a ejercer en el próximo año. Casi el 59 por ciento se habrá de utilizar en los ocho principales programas sociales que el gobierno considera más importantes, comenzando por el Programa para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, que recibirá 335 mil 500 millones de pesos con un incremento de poco menos del 37 por ciento con respecto al año anterior.

De acuerdo con la misma fuente de Moy, el programa según conforme al monto de los recursos destinados es la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez; enseguida está Sembrando Vida y después la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, que tuvo un incremento del 16.4 por ciento.

Las opiniones, desde siempre, se han dividido en cuanto a las políticas asistenciales, que en este sexenio en México han alcanzado su mayor expresión en cuanto a montos destinados, como documentábamos al principio. Más allá del sentimiento gubernamental de ayudar a los más pobres, es innegable que estas estrategias se convierten en la fórmula más apropiada para conseguir votos.

La gente que recibe ayuda económica del gobierno, normalmente a la hora del voto habrá de manifestar su preferencia por quien se la da. Esto en México está muy claro y una muestra de ello es que, desde que López Obrador fue jefe de Gobierno en la hoy Ciudad de México, cautivó a millones de capitalinos al comenzar a regalar dinero a carretadas.

Resulta oportuno traer a colación un párrafo que recién se publicó en el periódico Reforma, de la autoría de Catón: “Un sujeto que dice no saber llenar un cheque ni conoce una tarjeta de crédito, es responsable de administrar 6 mil millones de pesos. Es el presidente de un país con 120 millones de habitantes y que es la 15 economía del mundo”.

“Confiesa sin pena –sigue escribiendo el columnista- casi con orgullo, que toda su vida ha transcurrido en la economía informal. Suponiendo que eso fuera cierto, significaría que tampoco ha pagado impuestos y que sus viviendas y automóviles los paga en efectivo, como acostumbran los narcos. De este tamaño es la tragedia mexicana. Para todas las opiniones, pero no alejado de la realidad, nos guste o no”.

Mientras tanto, los millones de pesos siguen fluyendo: a Jóvenes Construyendo el Futuro se le asignaron 23 mil millones de pesos y a Jóvenes Escribiendo el Futuro, 11 mil millones de pesos; al Programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, se destinará para el 2023 un total de 2 mil 926 millones de pesos.

En la parte final de su análisis, Valeria Moy considera que los programas sociales sirven para paliar la pobreza en la que vive un porcentaje importante de la población, pero es también relevante decir que no sirven para cambiar estructuralmente las condiciones de pobreza.

Y es que, puede parecer contradictorio, pero la realidad es que, a pesar de tantos miles de millones de pesos entregados a los más diversos sectores de la población, hoy en México el número de pobres ha crecido.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en el 2018, año en el que asumió el poder López Obrador, en nuestro país había 52 millones de pobres; para el 2020 ya se hablaba de 55.6 millones de pobres, para convertirnos en el cuarto país en América Latina con la proporción más alta de población en pobreza.

Así las cosas, se calcula que, en 2022, México tiene alrededor de 58.1 millones de pobres. Luego entonces, nos queda claro que aventar dinero público a los sectores más desprotegidos no se traduce en abatir los índices de la pobreza. Resulta triste ver a jóvenes –mujeres y hombres- en plenitud de facultades físicas y mentales, vivir solo de esperar a que el gobierno les entregue su beca, a cambio solamente de votar por el partido que regala dinero (a cambio de votos).

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero… Entre nos.

 

Avatar photo

Por: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,