Muerto es mejor que desaparecido