Negro futuro para la república amorosa