No es la narrativa política, es el hambre