Ómicron arrasa en todo el mundo