Soy populista porque debo, porque puedo y porque quiero: Pablo Vargas

Pablo Vargas, doctor en Ciencias Sociales.

Redacción

Pablo Vargas, doctor en Ciencias Sociales, aseguró que para él ser populista es un deber ante los acontecimientos que rodean la política en nuestro país, y que día a día echa mano de estrategias más siniestras para obtener el poder que está en juego rumbo a 2018.

Por esa razón decidió firmó el “Acuerdo por la Prosperidad y Renacimiento de México” en la Plaza Juárez el pasado domingo 9 de abril, en un acto político del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El analista político dio su postura luego de que amigos y alumnos le cuestionaran la razón para firmar dicho documento. Manifestó que se trata de una posición crítica en relación al mundo, “a nuestro acontecer cotidiano y también definitivamente al quehacer universitario. No puedo cerrar los ojos frente a lo que se sucede, no puedo desviar mi pensamiento con lo que vemos y vivimos a diario, estaría en contra de lo que aprendo y enseño diariamente”.

En la columna que escribe para el sitio 15diario.com, Vargas González enumeró sus motivaciones, las cuales reproducimos a continuación:

“1. Porque en México es necesario un cambio social y político de carácter democrático y popular, donde es necesario hacer y desarrollar una propuesta de país distinta.

“2. Porque hay una crisis generalizada en la economía, la política y sobre todo la moral, que “no es producto de nuestras mentes” que nuevamente los mexicanos estamos pagando los graves errores de los gobernantes, y lo más atroz: la impunidad.

“3. Porque hay que impulsar un nuevo liderazgo desde la sociedad y desde las organizaciones sociales ante la falta de credibilidad de las instituciones políticas. Es necesario fortalecer los liderazgos populares y sociales, ensanchar el “tejido social” de comunidades y pueblos que desarrollen un poder local aun depositado en cacicazgos y representación autoritaria.

“4. Porque los poderes fácticos quieren imponer nuevamente sus intereses a la sociedad y las/los ciudadanos; ya están presentes, enseñando las garras y los colmillos, los aparatos de Estado (medios privados, cúpulas religiosas, detentadores del poder económico e ideológico) para lanzar su campaña del miedo, y las migajas, como también utilizando los recursos patrimoniales del erario.

“5. Porque otro México es posible y porque sí hay alternativas que puedan enfrentar el proyecto del puñado que controla y gobierna (el 1%), que pretende continuar con sus “reformas estructurales” que han saqueado y privatizado las reservas económicas y patrimoniales de la nación, es decir, que pertenecen a todas/os los mexicanos.

“6. Porque hay una estrategia global (nacional e internacional) de derecha contra lo diverso, lo nuevo, desde Europa hasta Estados Unidos se cierne un contexto internacional incierto, propio del cambio de siglo, la guerra internacional y el saqueo en nombre de la democracia son los viejos y nuevos signos que llegan al país. Hoy como ayer se puede poner coto a las invasiones e injerencias externas: respeto a la autodeterminación de los pueblos.

“7. Porque se están utilizando todas las instituciones, los recursos del Estado para combatir y frenar las expresiones y manifestaciones múltiples de la sociedad, criminalizar la protesta social y la militarización.

“8. Porque es imprescindible fortalecer un polo/ frente/ coalición amplia de fuerzas populares y democráticas contra los proyectos de muerte/ regresión/ y verdadero autoritarismo. Una polarización social y política está ya presente, en la que hay que tomar posición.

“9. Porque los partidos e instituciones están desgastadas y en amplia descomposición, porque la gente ha perdido la fe y la credibilidad.

“10. Porque no es una inclinación particular, momentánea o de moda hacia una persona o movimiento. Es por los derechos y reivindicaciones tantas veces desdeñados y negados. Y finalmente porque debo, porque puedo y porque quiero”.

 

Pablo Vargas concluye de manera contundente: “yo también soy populista (…) y también soy chairo, como las muchas generaciones de jóvenes con hambre de oportunidades y con sueños y expectativas de cambio social. Como dijo Carlos Fuentes: En esto creo”.






Right Menu Icon