Prospectiva de Hidalgo con Julio Menchaca

La euforia que ha causado la designación de Julio Menchaca, incluso en sectores sociales no afines a Morena, presagia compromisos claros en un estado donde la pobreza y la marginación ya son enfermedades endémicas.

La indiferencia política parece ser uno de los síntomas distintivos de la agonía democrática que vive el planeta, pues ha pavimentado el ascenso de grupos radicales que pretenden secuestrar a la democracia y disfrazarla a través de una mimesis política; al fin y al cabo, lo de menos es el nominativo del espectro político, lo que importa es qué se hace con la conducción y guía social.

 

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2020 Hidalgo reportaba que más de la mitad de su población vivía en la pobreza, esto es 1,570,006 personas; cifras aberrantes si se contrastan no solo con 2018, donde la cifra era de 1,311,100 personas, sino con las implicaciones de asimetría social que presentan estos índices ambivalentes, si se toma en cuenta que excluyen porcentajes hablando de pobreza moderada.

 

El panorama no es mejor en desempleo de acuerdo al INEGI, pues en 2021 se registraron 51 mil 514 personas sin empleo, un incremento brutal del 2.2 al 4 por ciento en la tasa de desocupación, lo cual se acompañó en 2020 de 26 mil 206 personas que migraron al extranjero, en su mayoría a Estados Unidos.

 

Pero la nota alta la otorga la inseguridad, pues en 2020, por cada 100 mil habitantes, en Hidalgo 25 mil 121 hombres y 22 mil 129 mujeres fueron víctimas de algún delito, situación delicada en un estado donde las autoridades insisten que es de los más seguros a nivel nacional.

 

De acuerdo al Consejo Estatal de Población (Coespo), el rezago educativo es de 16,6% de la población en edad de estudiar y en salud persiste una inaccesibilidad para el 25,1% de sus habitantes, es decir, de cada cuatro personas una no tiene acceso a los servicios básicos de salud.

 

En este dantesco marco de la realidad social, la candidatura de Julio Menchaca a la gubernatura de Hidalgo bajo los colores de Morena presupone retos claros para la población que vive en uno de los estados más pobres, donde la desequilibradas distribución de riqueza y oportunidades sociales es visible y exige una nueva forma para atender las necesidades sociales, cuestión que ya presupone que el candidato genere un programa de gobierno de vanguardia remedial en caso de que gane la elección.

 

La euforia que ha causado la designación de Julio Menchaca, incluso en sectores sociales no afines a Morena, presagia compromisos claros en un estado donde la pobreza y la marginación ya son enfermedades endémicas.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: barra_carlos@hotmail.com.

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon