Quién nos busca… nos encuentra, advierte Israel Félix