Tulancingo, capital de la crónica