Y ahora, la pelea por la gubernatura