¿Y el Plan B?