¿Y Ucrania?

¿A quién le importa la guerra que sostiene Rusia contra Ucrania? Absolutamente a nadie, todos los países ven por sus propios intereses y la muerte de inocentes no parece quitarles ni un ápice de sueño.

La guerra de Rusia contra Ucrania no le importa a nadie en el planeta, y lo que es peor: ya no es noticia, pese a que la muerte de sus ciudadanos debería haber generado indignación a nivel mundial; en su lugar, apreciamos un repudio tibio y pusilánime de diversos países que, más allá de enfrentar el genocidio humano, solo protegieron sus intereses geoeconómicos, cuestión que no es nueva pero no deja de ser asquerosa.

Así como en 2014 la región de Crimea fue anexada a la Federación Rusa, hoy Ucrania vive bajo la opresión del gobierno de Moscú, sin que la ONU haya creado una agenda que genere medidas de apremio hacia el gobierno de Putin; mientras el ejército ruso ataca a placer el territorio de Ucrania, creando desolación y muerte.

¿Por qué Ucrania no es relevante? La cuestión no estriba en que no lo sea a nivel internacional, sino que para los intereses norteamericanos y de los estados europeos de peso capitalista, Ucrania fue un avispero que avivaron con las declaraciones de su posible vinculación a la Comunidad Económica Europea (ECU), que tocó las fibras sensibles rusas que vieron una sombra en la OTAN y, por ende, actuaron de manera preventiva con esta guerra, que además generó hostilidad económica rusa con el control del gas y el petróleo a Europa Central, lo cual denota que Ucrania solo es un cascabel.

Un axioma de la vida real es que la cadena se rompe siempre desde el eslabón más frágil, y justo eso es Ucrania en estos momentos. Por ello, las ofertas de ayuda de las potencias occidentales al gobierno de Zelensky no solo son una cortina de humo, sino que evidencian que estas potencias no pueden hacer nada frente a la alianza ruso-china, que va más allá de una conexión económica entre ambos países, se trata de un pacto bélico entre sombras.

La realidad que vive Ucrania es una de las mejores lecciones de historia para entender que las potencias se mueven por intereses geoeconómicos y que la humanidad solo es una retórica, una excusa para intervenir o no en los asuntos de estados independientes y, con ello, apoderarse de sus riquezas.

Consultoría política: [email protected] Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon