“Yo no tengo jefes; tú sí, Ricardo”