Arturo Herrera, ¿el delfín de Hidalgo?