Julio Menchaca, una vida de privilegios