¿Y los consejeros Miriam y Christian, apá?