Y tú que te creías el rey de todo el mundo…