100 días de Menchaca y los reflectores

La lucha contra la corrupción es uno de los ejes rectores del gobierno de Julio Menchaca; sin embargo, su reingeniería en la administración pública será lo que marque la manera y forma de gobernar.

El gobernador JULIO MENCHACA cumplió los primeros 100 días de su gobierno y en esa práctica que se tiene en política, y en todas las actividades, de hacer cortes de caja en fechas simbólicas, se aprovechan los primeros 100 días para evaluar lo que se ha caminado, las apuestas de renovación, los logros que se tienen y principalmente dejar muy claro cuál es la idea motor de este nuevo gobierno, que sin duda es la lucha contra la corrupción.

Sin embargo, y aunque en este combate a la corrupción se tienen logros concretos, como es el caso de los 13 alcaldes pillos que todo indica dispusieren para su provecho y de aliados de más de 500 millones de pesos, con algunos de ellos ya en la cárcel y otros prófugos y los demás con un pie en un Cereso, es evidente que esta línea de gobierno se ve y se celebra más por lo llamativa y porque satisface al deseo ciudadano de poner en su lugar a los ladrones, pero no es lo único.

Sin que tenga mucha luz o presencia resaltada en los medios de comunicación, es claro que algo que refleja el ESTILO MENCHACA de gobernar es la apuesta por CAMBIOS EN LA LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA, que marca la manera y forma cómo se va a llevar el acto de gobierno, a través de las instancias responsables como Secretarías y demás cargos de servicio público, que requiere y ya se anuncia de REINGENIERÍA para evitar complicidades y duplicidades y evitar crear o mantener puestos con la intención de impulsar políticamente a un perfil determinado.

Esto parece fundamental, ya que de esta organización administrativa depende que se puedan empujar con éxito los ejes en los que se mueve el gobierno estatal como combate a la corrupción, recuperar la paz, infraestructura transformadora, desarrollo en la economía y lograr en todo esto un auténtico gobierno del pueblo.

Insistir mucho en el combate a la corrupción es muy bueno, pero no puede ni debe ser motivo para no ver otras líneas de acción en esta administración.

Y sería lamentable que los funcionarios encargados de las distintas áreas de la administración con tal de estar en la moda, se olvidaran de sus obligaciones para centrar todo su esfuerzo en el tema corrupción porque la maquinaria no funcionaría correctamente, ya que sobrarían cazadores y faltarían administradores y responsables de los caminos de desarrollo de Hidalgo.

LOS REFLECTORES

En el sistema solar hay un sol y los demás son planetas que, como la tierra, dependen para tener luz y calor del astro fuerte, no hay de otra. Igual en la política y en el gobierno de nuestro estado, donde el astro fuerte es el gobernador JULIO MENCHACA y los colaboradores son eso, colaboradores, o planetas por su dependencia del que manda y que en cuestión de política es al que el ciudadano de Hidalgo eligió para que sea el Jefe del Ejecutivo.

Cuando esta administración lleva un poco más de 100 días, como que sería absurdo que algún planeta ya ande pensando en la gubernatura o en otras apuestas, porque es la hora de trabajar y demostrar con hechos y responsabilidad que la decisión por ellos fue la mejor.

Buscar los reflectores no es malo porque los funcionarios tienen la obligación de dar a conocer su trabajo, pero lo que cuenta es la intencionalidad de estas acciones, lo que no se puede olvidar es que se trabaja para un Ejecutivo y que se le fortalece siendo buenos en sus encargos, de tal manera que olvidar este principio para buscar el lucimiento personal casi como autónomos y con planes y proyecciones particulares, como que no va.

Afortunadamente la mayoría actúa con sentido de responsabilidad y de apoyo total al titular del Ejecutivo, lo que fortalece el acto de gobierno.

Pero no todos.


ARCHIVADO EN:
, , ,