AMLO vino a calmar las aguas

MARTHA SÁENZ

La ciudadanía llegó desde diferentes lugares, algunos desde Oaxaca o la Ciudad de México, para escuchar a Andrés Manuel López Obrador, quien ha despertado un furor casi fanático en todo el país, el cual le permite jugar con un discurso lleno de contradicciones y desatinos. Armando Quintanar Trejo, el diputado local con militancia y congruencia morenista, se vio junto a Andrés Manuel López Obrador, ¿un presagio sobre un cuadro de Morena Hidalgo?

El gobernador Omar Fayad Meneses se pronunció a favor de la reapertura del Mexe afirmando que esto no quiere decir que se cerraría el resto de la oferta educativa, dijo firme: “el Presidente no está solo”, además de enfatizar la importancia del trabajo en unidad. Parece que el mensaje político enviado por el mandatario hidalguense es de concordia y unidad en el trabajo.

Entre lo destacado se encuentra la presencia de personal administrativo del CDE PRI Hidalgo con playeras y gorras de las universidades locales, al parecer su finalidad era corear algunas consignas, pero una vez más no lograron su cometido con éxito y por parte de otros actores existió una pésima convocatoria, sin control ni orden, que llevó a noticiarios nacionales coros que no favorecen al ejecutivo local.

Por su parte, López Obrador habló del programa 100 Universidades Públicas, su pronunciamiento contra la reforma educativa, la promesa de becas mensuales para colegios de bachilleres y estudiantes de familias de escasos recursos en nivel superior de $2,400 mensuales. La reducción del sueldo de la burocracia bajo el principio de nadie puede ganar más que el presidente, la búsqueda por detener el fenómeno de la migración, por lo que se subirá el salario mínimo en la frontera y se reducirá IVA e ISR, apoyo a empresarios, venta del avión presidencial, desaparición del estado mayor presidencial, entre lo más destacado.

En cuanto al mensaje político de AMLO en tierras hidalguenses, parece que se centró en una ofrenda de paz al Grupo Universidad, casi pareció un mensaje directo y entero dedicado a Gerardo Sosa Castelán, al afirmar la existencia de diferencias pero la necesidad de permanecer unidos sin imposiciones: “vamos a reconciliarnos, nos vamos a entender”.

El Grupo Universidad no estuvo presente en Francisco I. Madero, según los rumores, por su molestia al recorte de presupuesto y las declaraciones en contra de la autonomía universitaria. Por lo que AMLO calificó como un error la presentación del presupuesto y declarando que no habrá reducción a universidades, dijo que se entregaría “lo que acordamos”, de nuevo parecía más un mensaje a Gerardo Sosa, completó con un “voy a ser respetuoso de las autonomías de las universidades, pero quiero que haya honradez en el manejo de presupuesto”.

El Grupo Universidad parece querer crear vacíos de poder o bien fuerzas políticas con mayor peso a través del Congreso Local, la máxima casa de estudios, un bloque de presidentes municipales y el control de Regeneración Nacional estatal, tal como lo hizo José Antonio Zorrilla hace ya algunas décadas. Tanto poder ha adquirido el Grupo Universidad que AMLO también vino a buscar una reconciliación con el ejecutivo estatal por lo que agradeció al gobernador tener el valor de “acompañarme, dar la cara, actuar en forma responsable y en forma institucional, muchas gracias, ciudadano gobernador”.

Hidalgo parece estar dando dolores de cabeza al Presidente de la República, pues la pugna entre legislativo y ejecutivo es cada día más evidente, pese de que se busca sacar de reflector el tema a través de declaraciones en las que se asegura concordia al interior del recinto legislativo. Por otro lado, personajes de Morena están peleando “a morir” por el “premio gordo”, que son las delegaciones federales, mientras que Abraham Mendoza Zenteno ya dio pruebas de no poseer capacidad para desempeñar el cargo de coordinador de dichas dependencias. ¿Cómo resolverá el ejecutivo federal los dilemas hidalguenses?






SIGA LEYENDO:
Right Menu Icon