Chárrez, el primero en caer

“El diputado me quiso comprar, pero dejó morir quemado a mi hijo”: padre de Iván Fuentes

CIPRIANO CHÁRREZ ya fue desaforado y todo indica que no por haberse visto involucrado en un accidente, pues al fin y al cabo le puede suceder a cualquiera, sino por su desprecio por la vida humana, su avaricia grilla al preferir conservar su capital político y su sueño ridículo de ser gobernador.
La razón fuerte para el desafuero la dieron los padres de IVÁN FUENTES, el joven que murió quemado la madrugada del 6 de octubre del año pasado. En una nota de El Universal, Floriberto Jesús Fuentes y Alicia Martínez, padres del muchacho que asistieron a San Lázaro, dijeron: “Nos quiso comprar, pero después de haber sepultado a mi hijo vimos los videos y fue mucho el dolor de ver que mi hijo vivía y gritaba que lo sacaran del carro que se estaba calcinando y el diputado (CHÁRREZ) huyó”.
¿De verdad pensó el diputado que con 180 mil pesos compraba el dolor de unos padres para salvar su pellejo? ¿Eso vale para él la vida de un joven de 21 años, padre de una niña, esposo de una viuda ahora y el corazón de unos padres que lo vieron crecer y se alegraron de sus años de crecimiento?
¿Sabrá CHÁRREZ del amor que se tiene por los  hijos que lleva a cualquier padre a dar la vida por ellos?
Parece que no y que su única preocupación era salvar su carrera política, buscando arreglos con la familia del muerto y culpando a todos, principalmente al gobernador, de ser el causante de sus males, pero nunca una expresión de padre a padre porque, por lo que se ve, el señor carece de nobleza y de buen corazón para tener esos sentimientos.
Todo indica que fue esa actitud egoísta y falta de humanidad las que lo condenaron a perder el fuero y la diputación, y a ganarse para siempre todo lo que se dice de él. Y sin embargo, sueña que puede ganar.
Parece que no y que el golpe que le dieron los diputados del Congreso Federal es de tal fuerza que no se podrá levantar. ¿Y sabe qué? Ojalá no se levante nunca por la dignidad de los ciudadanos, que no se merecen este tipo de sujetos como representantes.
Chárrez es el primero de otros que también caerán, como Gerardo Sosa Castelán, que debe poner sus barbas a remojar porque tiene cerca la guillotina de la justicia. CHÁRREZ fue  el inicio pero habrá otros, ya lo verá usted.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon