Curandero checo

Jan Mikolasek fue un polémico hierbero, obligado a ayudar a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial; Agnieska Holland narra su historia.

Se ha estrenado Charlatán en la Cineteca Nacional, una cinta de la veterana cineasta polaca Agnieska Holland, que fácilmente podría haber sido incluida en la Muestra, donde debutó hace varias décadas con Actores de provincia.

El filme narra la verdadera historia de Jan Mikolasek (Ivan Trojan), un famoso hierbero que diagnosticaba las enfermedades examinando la orina matinal y las curaba con hierbas medicinales, lo cual le permitió ganar una fortuna. Con la divisa de que había que tener fe y que él no hacía milagros, les devolvió la salud a miles de personas; por quienes no podía hacer nada, las mandaba con un doctor.

La aparente bendición fue también una maldición, pues tuvo que poner su talento al servicio de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y, posteriormente, fue acusado de asesinato por las autoridades comunistas, en una clara maniobra política.

La directora narra el ascenso y la caída de este personaje, al que define como “demasiado diferente, demasiado rico y demasiado independiente”.

Mikolasek  se sabía diferente y vivía atormentado por su fracasado matrimonio y su romance con su asistente, Frantisel Palko (Juraj Loj), quien le había jurado lealtad a toda costa.

Charlatán resulta, pues, un fascinante filme que obtuvo un premio especial de la Asociación de Críticos Polacos, y no hay que perdérselo.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon