Diseño de la democracia participativa

México necesita una nueva manera de hacer política, una que derive desde la ciudadanía y para la ciudadanía.

El debate a nivel nacional sobre la democracia participativa en la dimensión de la ciudadanía organizada es una de las premisas más preocupantes si tomamos en cuenta el déficit histórico de ciudadanización de las estructuras institucionales.

En esta tesitura, el reclamo de la ciudadanía estriba en la horizontalidad del diseño democrático en el sistema político; de igual manera, se encuentra el reclamo de la co-creación de la tarea pública, donde la ciudadanía pueda hacer suyos los planes, programas, proyectos y, desde luego, la creación de políticas públicas que resuelvan sus necesidades y requerimientos a corto plazo.

La obstrucción histórica que presentó la clase política en México para garantizar la horizontalidad del ejercicio de gobierno tenía dos fundamentos básicos:

  1. La reproducción hegemónica: condición que implica que la clase política garantiza perpetuarse como núcleo de control del poder político y con ello del aparato de Estado, aunado a la centralización de la vida política y gatopardismo institucional.
  2. El poder económico de las élites: función de utilización del Estado para el enriquecimiento de grupúsculos y cofradías económicas que concentran la riqueza y predisponen al ciudadano común a la pobreza.

 

Este escenario ha sido perpetuado a tal grado que el contrato social presenta una serie de candados para evitar que la participación ciudadana incida en la construcción del poder público. Esta realidad obstruccionista y reproductiva del poder histórico de la clase política reclama la creación de una nueva Constitución, donde la ingeniería constitucional se lleve a cabo con la participación ciudadana y bajo instrumentos y mecanismos que provengan de la ciudadanía.

Diseñar una democracia participativa es imperativo para asegurar que la transformación política de la nación constituya el rostro del pueblo, no como retórica de escritorio o intención de despropósito del poder público, sino como la nueva racionalidad y lógica política que respeta la voluntad de la ciudadanía.

 

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal.

 

Avatar photo

Por: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,