El carisma del presidente

El presidente López Obrador tiene un carisma arrollador, tan es así que puede compararse con el de otros grandes líderes de la historia de la humanidad.

Un fenómeno político inusitado en México desde el sexenio de Lázaro Cárdenas es el carisma del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo capital político no tiene precedentes en el país y dentro de la clase política.

Max Weber precisó que el carisma es un “atributo irracional”, cuya explicación es poco menos que el laberinto de la soledad, al grado de que no existe una receta para advertir, y mucho menos para tipificar, por qué algunas personas son carismáticas y su poder de atracción social es demoledor.

Hemos tenido a lo largo de la historia personas con carisma que no son líderes y personas con carisma que sí lo son; pensemos en perfiles distintos de líderes cuyo carisma es sorprendente:

 

Mahatma Gandhi, el líder de la revolución pacífica que emancipó a la India del imperio británico. Su discurso era lánguido y parsimonioso; su figura, famélica, rayando en la desnutrición y de edad avanzada. Sin embargo, su poder de atracción social lo elevó a un sitio casi sagrado, tanto que el culto a su persona trascendió a condiciones espirituales y el amor y afecto de sus coterráneos aún perdura.

 

Adolfo Hitler, el líder que causó la Segunda Guerra Mundial fundado en el mito de la pureza racial y el destino manifiesto del pueblo alemán para gobernar al mundo. Era de figura vibrante, de bigote ridículo y gesticulación exacerbada, cuya oratoria era vehemente y cautivaba más allá de las fronteras de Alemania, condición que aún es admirada por grupos conservadores y neonazis.

 

Andrés Manuel López Obrador, el líder que creó la verdadera alternancia política en México y que marcó un viraje de 180 grados del sistema político, reduciendo al sistema de partidos a su mínima expresión frente a su capital político, legitimidad y credibilidad social, poniendo en jaque a las viejas estructuras institucionales y trazando una nueva lógica del poder frente a la corrupción e impunidad política.

 

Sin duda, el carisma del presidente de México tiene un origen inédito, una fuerza que es capaz de convocar a millones de mexicanos y que ha marcado el liderazgo de un nuevo mesianismo político en México.

 

Consultoría política: [email protected] Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal.

 

Avatar photo

Por: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,