El enigma de la 4T

A pesar de los nulos resultados de la 4T, el desgaste de los gobiernos del PRI y PAN pesa tanto en la mente y ánimo de los ciudadanos, que Morena -el partido de AMLO- sigue triunfando en las elecciones.

Intrincado resulta tratar de presentar una explicación contundente al camino de la 4T cuando las cifras de economía, seguridad, salud, educación y el resto de temas sociales no son favorables para narrar el poder de operación política que presenta el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Es imprescindible señalar que el desgaste de los gobiernos anteriores (PRI-PAN) ha oscilado en la mente y ánimo de los ciudadanos de manera negativa, al grado de que, pese al lúgubre panorama del país, la legitimidad y credibilidad del gobierno de López Obrador no ha tenido un decrecimiento significativo para provocar un traspié que lo pudiera incomodar.

Las pasadas elecciones intermedias, las más grandes de la historia, no implicaron una catástrofe para el gobierno morenista, por el contrario, son evidencia de un capital político solo comparable al que tuvo el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934-1940), pero ahora desde la perspectiva de un partido que no es corporativista y cuyas fuerzas vivas van más allá de él, porque se caracterizan por constituir un movimiento político.

Por ello, pese a que la 4T no nos ha mostrado un rumbo o proyecto cierto, los cuestionamientos que existen con respecto a sus alcances no han implicado la debacle del gobierno de AMLO y mucho menos que su capital político se vea afectado de cara a la sucesión presidencial.

Por ende, el malestar social de los que menos tienen se ha reflejado en el apoyo al presidente, cuya fuerza desvela un capital político con el que pocos mandatarios y funcionarios públicos han contado en la historia de México; por ello, el “efecto peje” que se llegó a exponer por la oposición como un elemento que no habría de pesar en las pasadas elecciones, de todas formas se volvió a manifestar y con una fuerza inusitada para las condiciones de la realidad social.

En suma, la oposición no tiene argumentos para disputarle al actual gobierno el rumbo del país; por el contrario, todo lo que ha emprendido como insurgencia se ha empantanado y no ha encontrado la brújula que pueda marcar el camino hacia la reconquista del poder. Como reza el refrán: “Ojos que te vieron ir, ¿cuándo te volverán a ver?

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon